Personas con discapacidad: IRPF 2.016
Personas con discapacidad: IRPF 2.016
Personas con discapacidad: IRPF 2.016

Como una maduración de lo que se dijo en la presentación de la guía útil IRPF 2016, hecha el pasado martes 25 de Abril de 2017por  Taller Escola la Barcelona, bajo el título: “Especial familias con personas con discapacidad Intelectual“, exposición realizada por su director financiero, señor Artur Feijo y con la asistencia de un gran número de padres y madres de los socios cooperaivistas, Ada García Vazquez y yo, que asistimos en representación de Coma i Roig Assessors,  os ofrecemos un resumen de aquellas cuestiones que creemos más importantes:

Pensamos que hay dos cuestiones importantes a tener en cuenta al efectuar la declaración de  las personas con discapacidad.

Y son las siguientes:
¿Cómo deben efectuar su declaración del Impuesto sobre la Renta las personas  con discapacidad: en forma conjunta con sus padres o en forma individual? Y, si presentan su declaración de forma individual o no la presentan, sus padres tienen derecho a practicar las deducciones por hijos a su cargo?

Vamos por la primera cuestión:

Podrán declarar conjuntamente con sus padres las personas con discapacidad:

Si  son menores de 18 años, o   siendo mayores de esta edad,  han sido declarados incapaces judicialmente con la patria potestad prorrogada o rehabilitada. (El Código Civil establece que la patria potestad, sobre los hijos que hubieran sido incapacitados, quedará prorrogado, por ministerio de la ley, al llegar aquéllos a la mayoría de edad. La patria potestad prorrogada “”rehabilitada”” que se ejerce sobre hijos mayores solteros, que viviendo en su compañía son declarados incapaces,…)

Si conviven  con sus padres,  aunque se admiten algunas excepciones,  como la del hijo que depende del contribuyente pero está interno en un centro especializado, o la del hijo que se ausenta de forma esporádica de la vivienda durante periodos lectivos del curso escolar.

Si perciben  rentas anuales netas, excluidas las rentas exentas, no superiores a 8.000 euros,  la declaración conjunta puede resultar beneficiosa porque:

Posiblemente  los ingresos que las personas con discapacidad  aporten a la  unidad familiar sean nulos, pues de los rendimientos del trabajo pueden deducir diversos gastos que veremos a continuación.

Y que en consecuencia,  las deducciones que  correspondan a las personas con discapacidad por el mínimo personal, por descendientes y por discapacidad resulten de aplicación a otra parte de la base imponible, la de sus padres.

Y así pues estas deducciones puedan traducirse en una devolución del Impuesto sobre la Renta.

Si las personas con discapacidad perciben rendimientos netos superiores a 8.000 euros, sus padres no podrán practicar en su declaración las deducciones que les corresponden al efectuar la declaración conjunta con su hijo por el concepto de descendientes a su cargo.

Y en este supuesto podría ser  conveniente que la persona con discapacidad realizara su declaración individualmente o que no la efectuara.

De efectuar  la familia de  la persona con discapacidad  la declaración conjunta existe la deducción de 3.400 euros y de 2.150 en el supuesto de tratarse de una familia monoparental.

De optar por la declaración conjunta: las personas con discapacidad con sus padres, todas ellas deberán efectuar la declaración conjunta.

Vamos por la segunda  cuestión:

 

En el caso de no poder efectuar la declaración de forma conjunta por ser las personas con discapacidad mayores de 18 años y en este caso no estar incapacitados judicialmente, no obstante, los padres podrán efectuar en su declaración las deducciones que les correspondan por descendientes a su cargo, y en el caso que estos sean personas con discapacidad,  las deducciones que le correspondan a estos, siempre que:

  1. Tengan menos de 25 años a 31 de diciembre o ser discapacitado judicialmente con patria potestad prorrogada o rehabilitada.
  2. Convivir con el ascendiente, aunque se admiten algunas excepciones como la del hijo que depende del contribuyente pero esta interno en un centro especializado, o la del hijo que se ausenta de forma esporádica de la vivienda durante periodos lectivos del curso escolar.
  3. Tener rentas anuales netas, excluidas las rentas exentas, no superiores a 8.000 euros.
  4. Declarar no mas de 1.800 euros de rentas, si presentan declaración individual, no obstante, este limite se puede superar sin que los padres pierdan la posibilidad de aplicar el mínimo, cuando el descendiente presenta declaración conjunta con ellos.

Como ya hemos explicado anteriormente, para efectuar declaración conjunta con sus padres, las personas con discapacidad deben percibir rendimientos netos inferiores a 8.000 euros.

Para calcular los rendimientos netos, las personas con discapacidad deben deducirse de los rendimientos del trabajo:

Reducción en los rendimientos del trabajo para personas  con discapacidad 

Con carácter general 2.000 euros

Dicha cantidad se incrementa en 3500 euros para personas  con un grado des discapacidad entre un 33 y un 65 %.

Y para aquellos trabajadores que acrediten la ayuda de una tercera persona, movilidad reducida o un grado de discapacidad superior al 65 % o bien con una discapacidad reconocida judicialmente, cualquiera que sea su grado de discapacidad, dicha cantidad se incrementa en 7.750 euros.

Reducciones cuando el rendimiento neto del trabajo  sea igual o inferior a 14,450 euros

Si el rendimiento neto es igual o inferior a 11.250 euros: 3.700 euros.

Si el rendimiento neto es superior a 11.250 euros, pero igual o inferior a 14.250 euros, deberá efectuarse el siguiente cálculo:

3.700 euros – (Rendimiento neto – 11.250) X 1,5625

Las deducciones que podrán aplicarse los padres de las personas con discapacidad en la declaración conjunta  con sus hijos o sin ellos por descendientes a cargo por los conceptos de mínimo personal y familiar,  son las siguientes:

Mínimo personal y familiar 

Estas reducciones no  se restan del conjunto de los ingresos. Sobre la suma de todas ellas se aplica   la escala de gravamen  que les corresponda y la cifra resultante se deduce de la cuota a pagar.

Mínimo personal

General: 5.550 euros

Mayores de 65 años: 1.150 euros.

Mayores de 75 años:1.400 euros.

Mínimo por descendientes entre 3 y 25 años

Primero: 2.400 euros.

Segundo: 2.700 euros.

Tercero: 4.000 euros.

Cuarto: 4.500 euros

Si es menor de 3 años se aumenta en 2.800 euros.

Mínimo por ascendientes

Mayor de 65 años o con discapacidad: 1.150 euros.

Mayor de 75 años: 1.150 euros más 1.400 euros.

Mínimo por discapacidad

Con discapacidad: 3.000 euros.

Con discapacidad igual o superior al 65 %: 9.000 euros.

Con discapacidad igual o superior al 65 % más gastos de asistencia, se incrementan los 9.000 euros en 3.000.

Mínimo por discapacidad en ascendientes o descendientes

Con discapacidad: 3.000 euros.

Con discapacidad igual o superior al 65 %: 9.000 euros.

Con discapacidad igual o superior al 65 % más gastos de asistencia, se incrementan los 9.000 euros en 3.000.

 

La ayuda a la renta DAFAS (deducción por familia números o por ascendientes y descendientes a cargo con discapacidad) supone una ayuda de 1.200 euros para persona con discapacidad a cargo.

 

Los requisitos para acogerse a esta deducción, son los mismos que para la aplicación de los mínimos por descendientes:

 

  • Que el descendiente tenga un grado de discapacidad igual o superior al 33%.
  • Que el descendiente con discapacidad conviva con el contribuyente.
  • Que el descendiente con discapacidad no supere los 8.000 euros netos anuales.
  • Que el descendiente no presente declaración de IRPF con rentas superiores a 1.800 euros.

 

Además los beneficiarios de esta deducción deberán realizar una actividad por la que se cotice a la Seguridad Social o mutualidad alternativa o bien ser pensionistas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *