Los Ayuntamientos no se convertirán en estatuas de sal, como le ocurrió a la mujer de Lot, que miró atrás.
Los Ayuntamientos no se convertirán en estatuas de sal, como le ocuurió a la mujer de Lot, que miró atrás.
Sentencia Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha de 17 de Abril de 2.012

Análisis de losn hechos
Un arquitecto y matemático de Cuenca consideró injusta la liquidación que se le hizo por el concepto plusvalía municipal. Interpuso reclamación administrativa, que fue desestimada. Interpuso a continuación un recurso contencioso administrativo ante el Juzgado de lo Contencioso de Cuenca y le dió la razón. El Ayuntamiento recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que desestimó el recurso de apelación:
Aquello que ha de gravarse es el aumento de precio que experimenta el terreno en los siguientes 20 años a su adquisición. La fórmula de los Ayuntamientos es errónea porque grava el aumento de precio que teóricamente tendría el terreno en los 20 años siguientes a su transmisión.

Argumentos del recurso
El impuesto de plusvalía municipal ha de gravar el aumento de valor de los terrenos como máximo durante los últimos 20 años. El artículo 107 de la Ley de Haciendas Locales dice que habrá de tenerse en cuenta el valor del terreno en el momento del devengo.
Así pues, el Ayuntamiento parte del valor de transmisión, como establece la Ley, pero al multiplicar este valor por el número de años y el coeficiente, lo que determina es el aumento de valor en una transmisión en los 20 años siguientes.

Forma de cálculo
Supongamos que en el mes de febrero de 2.013 transmitimos un terreno con un valor de 1.000 euros. El Ayuntamiento aplica la siguiente fórmula:
1.000 x 20 x 3 %: el incremento de valor es de 600. Por lo tanto, el valor de adquisición es de: 1.000 – 600 = 400.
El matemático de Cuenca también tendrá en cuenta el valor de transmisión en sus cálculos, pero partirá del aumento de valor del terreno en el pasado, no en el futuro.
Para ello realiza una corrección aplicando una fórmula de matemática financiera, que también se aplica para el cálculo de la inflación:
Así si nos planteamos cuánto valía hace un año un euro si la inflación era del 3%:
1E/(1 + 0,03) = 0,97

Si aplicamos esta fórmula al ejemplo del terreno:

1000/(1+20.0,03) = 625.

Si el valor de adquisición del terreno fue 625, el aumento de valor esperimentado fue de: 1.000 – 625 = 375.

En fin, como se ve, hay una diferencia importante entre un aumento de valor de 600 y de 375.

El ahorro llega a un 37,5 %. Por lo tanto en las cuotas tributarias elevadas el ahorro puede ser muy considerable.

Posibilidad de impugnar las liquidaciones y las autoliquidaciones no prescritas.
La única manera de saber si esta interpretación judicial puede tener recorrido y consistencia no puede ser otra que la de recurrir las liquidaciones de plusvalía que se vayan recibiendo, o bien, en el caso de autoliquidación, impugnarla y pedir la devolución de ingresos indebidos con los correspondientes intereses.
Y pensamos que pueden impugnarse todas aquellas liquidaciones y autoliquidaciones que no hayan prescrito.

Fuentes: Ignacio Casanovas en Aedaf
Elaboración por Santiago Roig-Gironella y Ada García Vazquez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Reply to “Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos: El Tribunal Superior de Justicia de Cuenca invalida la fórmula municipal de cálculo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *